Cómo bañar a una persona mayor

La vejez es algo inevitable. Eso significa que debemos lidiar tanto con el avance del tiempo como con todo lo que eso conlleva, es decir, la pérdida de autonomía de las personas. Esto se puede traducir en la despreocupación de determinadas cosas, la incapacidad para realizar ciertas actividades básicas, comunicarse con naturalidad, etc.

En este artículo nos vamos a centrar en una actividad bastante importante que deben realizar nuestros mayores a diario: el aseo o el baño. Ya sea ellos mismos o con ayuda de un profesional al ser una persona dependiente, el aseo no debe pasar por alto en la persona.

Te vamos a contar qué es exactamente el aseo personal y cuáles son los pasos para bañar a una persona mayor dependiente:

El aseo personal en mayores dependientes, ¿por qué es importante?

No solo para los mayores o ancianos dependientes, sino para todo el mundo. El aseo personal es importante por dos razones. La primera porque previene enfermedades. Una correcta higiene puede evitar contraer enfermedades como hongos, infecciones o cosas más serias.

La segunda razón es evidente, el aseo es una pauta social. Si quieres convivir en armonía y ayudar a aumentar tu autoestima, una buena higiene es lo correcto.

El aseo debe ser una actividad diaria. Hay que estar pendiente de presentar una buena y correcta higiene siempre. Pero aún es más importante si nos estamos encargando de una persona dependiente. Lavarse a uno mismo es sencillo pero a otro no lo es tanto. Debes prestar mucha atención y cuidado para hacerlo de forma correcta.

Si tu caso es el de tener que bañar a un ser querido dependiente, tienes que saber que el aseo se puede dar en dos pasos.

Te vamos a dar algunos consejos para bañar a un ser querido dependiente. Pero antes debes saber que el aseo no siempre se hace en la bañera, a veces también se puede hacer en la cama. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos:

Consejos para el aseo en la cama

Asear a personas que están encamadas no es lo mismo que ayudar a una persona que se pueda sostener en pie en la ducha. Es todo un reto. Aún así, os vamos a contar cuál es la mejor forma de asear a un mayor en estas condiciones. Si quieres obtener más información, puedes entrar en nuestro artículo de 9 consejos para asear a pacientes encamados.

Lo primero que hay que tener es calma y tranquilidad. Habrá veces en las que la persona mayor no esté por la labor de ayudar. Ante esta situación, hay que hablar con ella y conseguir una actitud positiva, por lo que no podemos ponernos nerviosos.

Una vez conseguido esto, el aseo debe ir por zonas. El orden es: cuello, tronco, brazos, axilas, piernas, espalda, pies, genitales y región perianal. Para que no tenga frío ni incomodidad, se secará justo al acabar cada zona y se intentará que esté el menor tiempo posible desnudo.

Prepara antes de comenzar el aseo todo el material para que durante el proceso, la persona no se sienta sola o desconectada contigo.

Consejos para bañar a la persona, ¿cómo lo hacemos?

En el caso de que la persona dependiente sí pueda sostenerse en pie, el lavado será mucho más efectivo en una bañaera o ducha. Además, estas personas tendrán más independencia en su hiegene aunque habrá que estar pendientes de que no sufran ninguna caída o daño.

La mejor forma de ayudar a estas personas es colocando barandillas en la ducha, asientos, asideros para agarrarse, no usar aceites de ducha por posibles resbalones, etc.

Lo suyo es que estés ahí para acompañarlo en el proceso de aseo. El agua debes colocarla a una temperatura templada, más o menos como la temperatura corporal. No la pongas ni muy caliente ni muy fría, aunque te lo pida la persona.

La duración del baño deberá ser aproximadamente de unos 15 minutos porque sino, la piel se deshidrata con facilidad y puede darle una bajada de tensión.

Los 11 consejos para una correcta higiene

Aunque el aseo encamado o el aseo en una bañera no sean exactamente lo mismo, sí que existen pautas comunes que se siguen en ambas actividades. Te vamos a contar y explicar cada una de ellas pero antes debes saber con qué frecuencia se debe bañar a una persona dependiente.

Como hemos dicho antes, la higiene es primordial y una actividad diaria. Por lo que el baño a una persona dependiente se debe realizar todos los días. Hay casos en los que la piel es muy seca, por lo que no necesita ducharse diariamente, pero sí ir alternando.

Otra de las cosas que no hay que dejar de lado es el resto del aseo personal. La higiene no solo engloba el bañarse o no, sino también el lavarse la cara todos los días, cepillarse los dientes, peinarse, etc.

11 consejos para bañar a una persona mayor dependiente

Las pautas debes seguirlas independientemente de si la persona dependiente está encamada o no:

  • La higiene debe ser completa y llegar a todas las zonas. Hay que tener mucho cuidado con los pliegues que se forman en determinadas partes del cuerpo como el cuello o la barriga.
  • Usa un jabón más suave, sin perfumes y emoliantes. Así evitamos posibles reacciones alérgicas. Los jabones neutros son lo mejor para las personas mayores.
  • No frotar, usar una esponja muy suave. De esta manera evitamos irritar la piel.
  • Las zonas íntimas son muy importantes. Hay que tener especial cuidado y lavarlas bien pues, son foco de muchas enfermedades. Por ejemplo, en la zona genital de la mujer es importante usar un gel íntimo acorde a su edad. La limpieza se debe hacer de delante hacia atrás.
  • Hay zonas que tienes que cuidar muy bien. Es el caso de la nariz o las orejas. En la nariz, por ejemplo, es esencial usar pañuelos limpios e incluso suero fisiológico para evitar la mucosidad. En el caso de las orejas, también se lavan con agua y jabón evitando que llegue al oído. Los bastoncillos solo se deben usar por fuera y si la persona mayor lleva audífono, hay que limpiarlo todos los días.
  • El pelo no es necesario lavarlo todos los días pero mínimo una vez en semana. Lavarlo con cuidado con un champú suave y en profundidad.
  • La depilación: en mujeres debe ser con crema depilatoria para evitar que se formen heridas o quemados en la piel. En cuanto al afeitado masculino, se puede realizar a diario si es necesario. Pero no se debería apurar el rasurado.
  • Secar el cuerpo con mucho cuidado y con especial atención para que no quede húmedo. Con la humedad hay riesgo de hongos y dermatitis.
  • Hidratar con crema emoliante una vez finalizado el baño, puede ser sentado si es necesario. En un lugar con bastante luz para observar posibles cambios en la piel, como manchas, heridas, erosiones… La hidratación es muy necesaria para mantener una piel sana.
  • Los pies hay que mantenerlos cuidados, las uñas cortadas, bien hidratados para evitar durezas y heridas. Ir a un podólogo si es necesario de vez en cuando.
  • Si usa perfume o colonia no aplicarlo directamente en la piel, porque la reseca. Ni en el pelo, porque lo amarillea. Poner un poco en la ropa.

Aunque te hayamos dado una lista de consejos a seguir para una buena higiene en la persona dependiente, lo cierto es que lo principal es no perder la calma ni la paciencia. A veces se hará más difícil el asear a otra persona, pero es necesario.

Lo importante es buscar que en todo momento se sientan cómodos. No es algo agradable que una persona ajena o no te esté limpiando, algo que solías hacer tú. Por eso es importante que, dentro de lo malo, nos adaptemos a ellos.

En Innova Asistencial sabemos que es una tarea complicada y no para todo el mundo. Por ello, en nuestro catálogo de servicios tenemos el cuidado de personas mayores en el hogar con todas sus ventajas: ayudarles a comer, a levantarse, a limpiar y, sobre todo, a asearse como es debido.

¿Quieres más información? Te estamos esperando.

Comparte

Deja un comentario

Solicita un presupuesto

Selecciona la sede:

¡Gracias por contactarnos!

Revisaremos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.