El aseo es necesario para todos, se realice más o menos actividad. Cuando una persona está encamada y tiene poca movilidad, les cuesta mucho mantener su higiene. Es por eso que debemos ayudar con su rutina diaria de aseo.

Tener hábitos de higiene diarios es esencial para evitar problemas, como llagas o escaras. Además de que es un derecho para ellos y merecen una buena calidad de vida.

Asear a una persona que está en la cama , no es lo mismo que ayudar a alguien que puede mantenerse de pie. Por eso venimos a darte algunos consejos, para que sea más sencillo para ti y más agradable para el paciente.

9 consejos para el aseo de personas encamadas

1. Hazlo con tranquilidad

El aseo debe realizarse con calma, es un momento perfecto para que el paciente se relaje. Evita las prisas y hazlo en una hora del día donde no haya interrupciones.

2. Privacidad y dignidad

Transmite todo tu respeto a la persona encamada. Para ello cierra la puerta y crea un ambiente cómodo. Evita tener a la persona desnuda mucho tiempo para respetar su intimidad. Todas las personas merecemos ser tratadas con dignidad, no te quejes ni la hagas sentir mal.

3. Revisa la temperatura

Tanto del agua como de la habitación. Evita corrientes de aire o un lugar muy caluroso. Mide la temperatura del agua para que no esté fría ni queme. Y también hazlo durante el baño, por si se enfría saber cómo prepararla la próxima vez.

4. Tus manos deben estar limpias

Aunque vayas a lavar a la persona, debes comenzar con una buena higiene personal tuya. Asegúrate de tener las manos limpias y ponerte guantes. Cualquier contacto puede transmitir enfermedades. Puedes cambiarte de ropa o usar un delantal para evitarlo.

5. Prepara todo lo que vayas a necesitar

Antes de empezar a lavar a la persona, prepara todo lo que vayas a usar. Piensa en que si no tendrá que esperar desnudo y pasando frío. Prepara el agua, la esponja, la ropa, el cortauñas…

6. No lo dejes solo

Puede ser peligroso que dejes a la persona sola mientras vas a por algo. Quizás se puede poner nervioso al estar incómodo y caerse al moverse. Por ello es importante que todo esté preparado, como dijimos en el punto anterior. Y así acompañarlo en todo el proceso del aseo.

7. Limpieza por partes

No lo enjabones completamente, se sentirá incómodo y pasará frío mientras vas aseando el resto de zonas. El aseo en cama se realiza por partes: se enjabona, se aclara y se seca una zona. Después se pasa a la siguiente.

8. Aclara lo más rápido posible

Dejar el jabón mucho tiempo puede resecar la piel, produciendo picor e irritación. Además de la sensación incómoda que sentirá el paciente. Enjabona y aclara lo antes posible esa zona y después pasa a la siguiente.

9. Seca con suavidad

Para secar la piel usa una toalla suave que no irrite la piel. Y hazlo de forma delicada sin roce excesivo para evitar irritaciones o heridas. Ten presente secar bien zonas como entre los dedos de los pies o pliegues corporales. Hay que intentar que todo quede seco y eliminar la humedad.

Siguiendo estos consejos conseguirás realizar un aseo de una forma saludable, correcta y agradable. Piensa en cómo te gustaría ser tratado si estuvieses en su situación y saldrá solo.

El aseo es importante para evitar situaciones de riesgo como: infecciones, dolores, rigidez, picores… Además mejorarás su autoestima y calidad de vida, por lo que es una parte esencial de la rutina.

Quizás no puedes asear a tu ser querido. O te sientes más seguro si lo realiza un profesional. En cualquier caso, podemos ayudarte con ello.

En Innova Asistencial contamos con diferentes servicios para personas con diversidad funcional, dependientes o que necesitan ayuda. Cada uno se adapta a una necesidad concreta. ¡conócelos aquí!

Share This