La movilidad en las personas mayores

 

Uno de las limitaciones más importantes cuando nos hacemos mayores es la reducción de movilidad. La dificultad para moverse implica una seria de complicaciones que van a afectar a la calidad de vida de la persona. Podemos identificar:

  • Complicaciones médicas: trastornos de origen circulatorio por déficit de retorno venoso en piernas y brazos que provocan varices e inflamación, trastornos digestivos como estreñimiento, riesgo de aparación de úlceras por la inmovilidad.
  • Complicaciones físicas: atrofia muscular y rigidez de las articulaciones, mayor riesgo de caída, incapacidad para la realización de las actividades de la vida diaria.
  • Complicaciones mentales y emocionales: dificultad en las relaciones con amistades y vecinos, pérdida de capacidades cognitivas y empeoramiento del estado anímico.

 

¿Cómo podemos facilitar la movilidad de las personas mayores?

 

Partiendo de que cuándo nos hacemos mayores, nuestra capacidad física se ve en mayor o menor medida, desde las empresas de ayuda a domicilio, instituciones y desde los propios familiares, podemos intervenir en una seria de aspectos que mejoraran la calidad de vida de los mayores y facilitarán su independencia. 

Accesibilidad en los edificios

Se nos pueden presentar barreras arquitectónicas que pueden impedir o dificultar el acceso a los domicilios o establecimientos. Escaleras, rampas mal diseñadas, pueden ser un ejemplo de éstas. La instalación de plataformas elevadoras, ascensores, sillas salvaescaleras,… pueden ser una solución para evitar que la persona mayor se quede aislada en su domicilio por sus dificultades físicas.

 

Accesibilidad en el hogar

La idea es facilitar los desplazamientos de la persona mayor y el acceso a todos los elementos de la casa. Utilizar muebles bajos, adquirir sillones elevadores para facilitar la incorporación, ampliar los marcos de las puertas para facilitar el desplazamiento en silla de ruedas…

Uso de Ayudas Técnicas para la movilidad 

Cuando la persona tiene problemas de movilidad es importante ofrecerle un soporte que le ayude a caminar y evite cualquier caída. Los bastones, muletas, andadores y silla de ruedas, son las ayudas técnicas que van a facilitar el desempeño más autónomo tanto dentro como fuera de casa.

Ayudas Técnicas para la movilidad

 

BASTÓN MULETA ANDADOR SILLA DE RUEDAS
VENTAJAS Sirve para facilitar la marcha y aumentar la estabilidad. Sirve para facilitar la marcha y aumentar la estabilidad. Más seguridad que los bastones. Máxima seguridad durante la deambulación. Permite desplazamientos largos asistidos o no asistidos.
INDICACIÓN Se utiliza cuando se quiere descargar el trabajo de una articulación dañada. Igual que los bastones, pero en casos de deterioro físico o inestabilidad mayor. Indicadas para traumatismos en los antebrazos, muñecas doloridas,… Para personas con poca estabilidad o miedo a las caídas, que necesitan mayor base de apoyo. La persona tiene que tener cierta fuerza para empujar el andador y alzarlo para evitar obstáculos como las aceras. Indicado para personas con menor movilidad o trastornos motores. Para su uso autónomo, la persona tiene que conservar fuerza en miembros superiores.
POSICIÓN Por lo general, se llevará el bastón en el lado contrario de la pierna afectada. Adaptar la altura del bastón a nivel de la cadera. Adaptar la altura de las muletas a nivel de la cadera de la persona. La parte que cubre el antebrazo debe estar situada dos o tres dedos por debajo del codo. Se puede utilizar una muleta, a modo de bastón, colocándola en el brazo contrario, o dos muletas. La altura del andador (agarre superior) tiene que estar a nivel de la cadera. El codo se mantiene con una flexión de 20º/30º. Es necesario enseñar el manejo del andador para evitar caídas. Postura correcta sentado en silla de ruedas: 90º flexión de cadera, ligera flexión de rodillas y pies apoyados en reposapiés. Para la propulsión autónoma, el agarre tiene que estar a una altura que requiera una ligera flexión de codo.
TIPOS Se pueden encontrar diferentes empuñaduras, pero éstas tienen que ser lo suficientemente anchas y gruesas para ayudar al agarre y un buen taco de goma para dar buena estabilidad y seguridad. Están hechas de aluminio. Es importante revisar el estado de las conteras para evitar caídas por su deterioro. Existen dos tipos: sin ruedas o con ruedas (2 ó 4). Uso en función a la capacidad de la persona, equilibrio y actividades que quiera realizar. Existen silla de ruedas para desplazamientos asistidos y sillas para desplazamientos autónomos. Así mismo, variedad de tipo de ruedas (tamaño, material) en función de su uso. Material de fabricación más común: aluminio.
IMAGEN cuidado mayores movilidad cuidado mayores movilidad cuidado mayores movilidad cuidado mayores movilidad

Pese a la pérdida de capacidad física inevitable cuando la persona envejece, es importante mantener al máximo la movilidad de la persona, evitando periodos largos de inmovilización. Es importante, ayudar a la persona en todo aquello que necesite a través de un servicio de ayuda a domicilio, pero favoreciendo la máxima autonomía posible. 

Una persona mayor que se mantiene activa, dándole el apoyo y todas las ayudas técnicas que necesite, facilitará su independencia, mejorará su sentimiento de bienestar y su integración en la sociedad, su calidad de vida. 

 

Víctor Manuel Loro Rubio

Director-Terapeuta Ocupacional

Innova Asistencial

 

También te puede interesar
Share This