La enfermedad renal es una perdida lenta de la función de los riñones. Los riñones son los encargados de eliminar los desechos y exceso de agua en el cuerpo, controlando la tensión arterial y ayudando a generar glóbulos rojos.

En el 2015 en España unas  52.000 personas padecen de una enfermedad renal crónica y lamentablemente esta cifra irá en aumento debido al envejecimiento de la población. Según la OMS es una de las diez primeras causas de muerte.

Síntomas

Las razones más habituales de esta enfermedad son la diabetes y la hipertensión. Si los riñones fallan, no podrán limpiar los desechos de la sangre por lo que el paciente puede sentir los siguientes síntomas:

  • Cambios en la micción, acudiendo al servicio con mayor frecuencia y con variaciones en la cantidad de orina.
  • Cambio en el aspecto de la orina, color diferente o incluso con restos de sangre
  • Retención de líquidos, con hinchazón especialmente en extremidades y cara
  • Aumento de cansancio debido a que los riñones dejan de producir eritropoyetina (encargados de realizar los glóbulos rojos, quienes transportan oxígeno a la sangre y músculos)
  • Anemia ya que no se están produciendo los glóbulos rojos necesarios.
  • Sabor metálico en la boca, aliento a amoniaco y  falta de apetito
  • Nauseas y vómitos debido a los desechos que se acumulan en la sangre y que no son eliminados por completo por la enfermedad renal
  • Aumento de la tensión arterial
  • Picor en la piel, al no desechar las toxinas re reflejan en erupciones cutáneas

La solución ante una enfermedad renal crónica es la diálisis o el trasplante.

Tipos de diálisis

La diálisis es un tratamiento médico que consiste en eliminar de forma artificial las sustancias tóxicas de la sangre, especialmente las que quedan retenidas a causa de una insuficiencia renal. Hay diferentes tipos:

  • Hemodiálisis: la sangre circula fuera del cuerpo y se filtra haciendo el trabajo del riñon. Una vez filtrada vuelve al cuerpo mediante un catéter. Se debe realizar 3 veces por semana aproximadamente
  • Diálisis Peritoneal: en esta ocasión se introduce un líquido en la cavidad peritoneal a través de un catéter y se produce la dálisis. El exceso de líquidos y desechos pasan desde la sangre al fluido introducido. Debe realizarse de forma diaria.

Alimentación

Las personas con esta afección deben mantener unos hábitos de alimentación lo más equilibrado posible, eliminando los fritos y cocinando los productos al vapor, plancha o asados. Deben tener una dieta baja en proteínas y alta en legumbres y siempre sin sal.

Deporte

Además de cuidar la alimentación y al contrario de lo que pueda parecer, es necesario realizar algún deporte de forma moderada y continua. El ejercicio ideal es una combinación de:

  • Ejercicio aeróbico como puede ser caminar, nadar, tenis… durante 30 minutos de forma diaria
  • Ejercicio de fuerza como pesas o gomas elásticas con poca resistencia pero con muchas repeticiones. Lo recomendado es realizarlo 3 veces por semana.
  • Además otros deportes saludables pueden ser el yoga, tai-chi o pilates.

Viajar

Las personas que sufren de enfermedad renal y que se encuentran bajo tratamiento de diálisis,  son dependientes de realizar el tratamiento de forma habitual y  no se van de vacaciones. Queremos romper con ese mito ya que ¡ES POSIBLE VIAJAR MIENTRAS RECIBO UN TRATAMIENTO DE DIÁLISIS! A diferencia del resto de viajeros debemos tener en cuenta algunos aspectos dependiendo de la diálisis que se esté recibiendo:

  • Hemodiálisis: si viajamos por el territorio español, existen 342 unidades que pueden ser utilizadas, simplemente debes avisar con antelación y organizar los días que debes acudir. Si por el contrario decides viajar al extranjero se debe hacer lo mismo que en España pero además llevar la tarjeta sanitaria europea y llevar la medicación necesaria ya que no se suministran.
  • Diálisis peritoneal: si sólo es por un par de días, puedes llevar la medicación en tu equipaje. En caso que el viaje se alargue avise a su enfermera y a su proveedor de medicamentos para que le suministre en su lugar de destino.

Durante los viajes recomendamos:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar la comida de los vendedores callejeros.
  • Beba agua embotellada y utilícela incluso para lavarse los dientes
  • No tome hielo que no haya sido preparado con agua segura.
  • Prestar atención a la repostería y a los helados, ya que pueden ser origen de enfermedades.
  • Las comidas deben estar suficientemente cocinadas
  • Cuidado con las salsas que puedan contener huevo crudo
  • Planificar viaje con tiempo
  • Consulta vuestro médico
  • Repelente mosquitos, que pueden transmitir muchas enfermedades
  • Ropa manga larga, calcetines por encima perneras (garrapata), impregnar ropa repelente…
  • tENER un botiquín básico: heridas, diarrea, potabilizadoras, suero, analgésicos, antihistamínicos, sueros ojos…
  • Llevar informe médico, si es posible traducido ingles o en el idioma del país destino
  • Disponer doble medicación habitual (una en equipaje de mano y otra facturada en maleta)

 

En España contamos con la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) con la cual se puede contactar para cualquier duda relacionada con la enfermedad.

DESIRÉE MÉNDEZ MUÑOZ

TRABAJADORA SOCIAL

INNOVA ASISTENCIAL

Share This