La población está envejeciendo y el grupo de edad más numeroso serán los mayores de 65 años. Pero al contrario de lo que creemos, cada vez mas, nos mantenemos en forma y es debido a que realizamos más ejercicio físico y eso se nota en cuerpo y mente. Según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Girona, la actividad física moderada al  menos media hora durante 5 días a la semana o un ejercicio más intenso durante 20 minutos 3 veces por semana reduce casi un tercio del riesgo de mortalidad y ayuda a mantenerte en forma.

Practicar deporte tiene muchos beneficios para nuestra salud como pueden ser mayor fuerza muscular, flexibilidad, aumento de la memoria, disminución de la ansiedad, estrés y colesterol, además de la disminución del riesgo de padecer alguna demencia en la vejez o riesgo de de mortalidad.

Nunca es tarde para comenzar a hacer un deporte, pero tenemos que tener en cuenta nuestra edad y antecedentes médicos para elegir el deporte más adecuado para cada persona.

No existe el deporte ideal, pero hay algunos más recomendables con intensidad baja o moderada como puede ser el senderismo, natación, aerobic y bailes de salón entre otros.

En muchas ocasiones no podemos o no queremos hacer ejercicio, pero no nos exime de la importancia y necesidad de realizar algún tipo de actividad física. Por ello os vamos a dar unos consejos sobre cómo realizar algunos ejercicios sin salir de la rutina diaria:

1. Evitar el coche o transporte público:

Siempre que sea posible ir andando a los recados, médicos o citas, sólo tienes que organizarte y salir un poco antes de casa o bajarte un par de paradas antes. Los médicos recomiendan que caminemos al menos 30 minutos al día.

2. ¡Quién ha dicho ascensor habiendo escaleras!

Procura subir y bajar las escaleras de casa, es una actividad aeróbica que mejorará tu frecuencia cardiaca y la capacidad pulmonar. Además no se ejercitan los mismos músculos subiendo que bajando.

3. También se puede hacer ejercicio viendo la televisión

– Siéntate lo más recto que te sea posible, con los dos pies en el suelo formando ángulo recto y coloca algún objeto (libro, botella pequeña de agua…) entre las piernas y haz presión hacia dentro. Con este ejercicio estarás fortaleciendo los aductores.

– Ahora siéntate en la misma posición que el ejercicio anterior, pero esta vez debes elevar los talones hasta quedar apoyados los pies sobre los dedos. Aquí estás trabajando los tríceps y gemelos.

– Con la pierna estirada, eleva el dorso del pie intentado que los dedos del pie toquen a la espinilla y posteriormente se aleje lo máximo posible. Ejercitarás la tibia

4. ¿Te gustan las plantas?

A pesar de no tener un gran jardín y vivamos en un piso podemos prepara un pequeño rincón con nuestras plantas favoritas. Regarlas, cambiarlas de maceta, podarlas… son actividades que te ayudarán a aumentar y mantener la actividad física y mental donde fortalecerás piernas y brazos.

5. Todo el mundo a bailar

Aunque no seamos unos profesionales y de tener poco tiempo para aprender, siempre podemos poner la radio mientras hacemos la comida, limpiamos o simplemente por placer. Aprovecha a poner la música que más te gusta y ¡a baila! No importa qué tipo de música sea, si estás solo o acompañado lo importante es pasar un buen rato y mover el esqueleto.

6. El perro es nuestro mejor aliado

Adoptar un perro es la mejor manera para mantenerte activo ya que los animales requieren de una rutina como son los paseos, juegos y atenciones que hacen que te ejercites física y mentalmente. Además un perro implica tener el corazón más saludable, sólo con acariciarlo disminuye la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Si vas a adoptar uno infórmate sobre sus características ya que dependiendo de la raza tendrán mas o menos energía.

DESIRÉE MÉNDEZ

TRABAJADORA SOCIAL

También te puede interesar
Share This