¿Un Asistente Personal realiza el mismo trabajo que un profesional de la Ayuda a Domicilio? Y que un Cuidador Familiar? La realidad es que el papel de estas figuras en la vida de una persona dependiente es distinto, ¿quieres conocer las diferencias?

Conceptualización

No resulta difícil diferenciar al cuidador no profesional de los otros dos conceptos, no así a priori, parece tan sencillo delimitar los puntos que separan el servicio de un profesional  de ayuda a domicilio, del servicio que ofrece un asistente personal.

El cuidador no profesional es un familiar o persona cercana a la persona dependiente, que dedica gran parte del día a atender a esta persona, sin percibir ninguna retribución económica a cambio y sin tener porqué tener una formación específica para ejecutar dichas tareas.

Este concepto, el de Cuidador no Profesional, se reguló  en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, definiendo los cuidados no profesionales de la siguiente manera:

 “Atención prestada a personas en situación de dependencia en su domicilio, por personas de la familia o de su entorno, no vinculadas a un servicio de atención profesionalizada”

También en esta normativa se conceptualizó la Asistencia Personal como un  “servicio prestado por un asistente personal que realiza o colabora en tareas de la vida cotidiana de una persona en situación de dependencia, de cara a fomentar su vida independiente, promoviendo y potenciando su autonomía personal.”

El Servicio de Ayuda a Domicilio, por el contrario, la conocida como Ley de Dependencia, lo definió como “el conjunto de actuaciones llevadas a cabo en el domicilio de las personas en situación de dependencia con el fin de atender sus necesidades de la vida diaria, prestadas por entidades, empresas y podrán ser servicios relacionados con la atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria; o bien servicios relacionados con la atención de las necesidades domésticas o del hogar: limpieza, lavado, cocina u otros”.

¿Qué significa toda esta teoría llevada a la práctica?

La Ayuda a Domicilio es un servicio con un máximo de número de horas al mes, de acuerdo al grado de dependencia de la persona a atender; en cambio, con la Asistencia Personal el número de horas diarias o semanales se adaptan a las necesidades de la persona.

Con la Asistencia Personal las rutinas del día a día, los horarios y las tareas las establece la persona beneficiaria del servicio, de acuerdo a la Filosofía de Vida Independiente; por su parte el Servicio de Ayuda a Domicilio las tareas y horarios son más rígidos.

Las tareas del Servicio de Ayuda a Domicilio se ciñen al domicilio, entorno más próximo o centro de salud; el Asistente Personal desarrolla su trabajo también en otros ámbitos: educativos, laborales, ocio, viajes, etc.

Desde Innova Asistencial creemos en el Modelo de Asistencia Personal, con una filosofía de trabajo centrada en la persona y en apoyarle para que desarrolle su proyecto vital.

Creemos que el Asistente Personal ha de adaptarse a las necesidades, rutinas y forma de vida de la persona, potenciando y promocionando su autonomía personal y de esta forma favoreciendo una meyor de calidad de vida de la persona dependiente.

Natalia Martínez Diez

Trabajadora Social Innova Asistencial

También te puede interesar
Share This