La definición de cuidar según la RAE es “asistir, guardar, conservar” pero tenemos que tener en cuenta que la atención a personas dependientes es única, ya que cada persona necesita de unas atenciones exclusivas. Podemos destacar que cuidar a una persona es proporcionar ayuda durante un tiempo prolongado. Cuidando del cuidador da las claves para que la atención sea de calidad y pueda durar en el tiempo

La atención abarca

  • Apoyo en tareas personales: aseo, peinar, vestido, medicación…
  • Actividades domésticas: cocinar, lavar, planchar…
  • Acompañamiento tanto dentro como fuera del domicilio

Las personas que se hacen cargo de forma general son la familia directa (padres, hijos, hermanos o pareja) teniendo una influencia clara en:

  • Cambio de roles
  • Planes de futuro
  • Modificación en las relaciones interpersonales
  • Cambios sociales y laborales

Las razones por las que decidimos cuidar a un familiar es por la responsabilidad social, familiar y moral que tenemos y nos han inculcado. Queremos demostrar a los demás y a nosotros mismos el afecto y cariño que tenemos hacia las personas atendidas.

Perfil de las personas cuidadoras

  • Mujer, generalmente las hijas
  • De mediana edad
  • Suelen compartir el domicilio con la persona cuidadora.

Etapas durante el periodo del cuidador

Negación

No es fácil aceptar que una persona que ha sido independiente y válida comience a necesitar de nuestra ayuda. Esta negación es un método de defensa ante la ansiedad que produce nueva situación

Búsqueda de información

De lo que le ocurre a la persona cuidada, todo lo relacionado con la enfermedad, su evolución, asociaciones, servicios de atención… El cuidador se encuentra en una situación de controversia debido a que se enfrenta a algo nuevo.

Reorganización

Gracias a la información recopilada, el cuidador y la familia comienza a organizar horarios y adaptándose a la situación hasta ahora desconocida

La vida diaria del cuidador se ve afectada de diversas maneras tanto en sus relaciones familiares, laborales, situación económica, tiempo libre… Todos estos cambios producen sentimiento de tristeza, desesperación y  enfado.

Síntomas del síndrome del cuidador

  • Problemas de sueño.
  • Cansancio generalizado tanto físico como mental
  • Aislamiento social
  • Ansiedad y depresión
  • Cambios de humor repentinos
  • Abuso de tabaco o alcohol
  • Problemas laborales
  • Descuidos frecuentes

Tenemos que ser conscientes que una persona sola no se puede hacer cargo exclusivamente del cuidado del enfermo y tendrá que contar con la ayuda de los más allegados, asociaciones y empresas especializadas teniendo en cuenta hasta dónde puede llegar cada uno, su grado de compromiso, las tareas a realizar y los días en los que lo hará.

Objetivos del cuidador

El cuidador tendrá que hacer un esfuerzo a la hora de cuidarse así mismo, reflexionando y analizando de forma sincera sus sentimientos, la situación en la que se encuentra y el objetivo que se quiere alcanzar en todos los ámbitos:

Personales

  • Cuidando sus horas de sueño, ya que estas son necesarias para poder arrancar el día con energías y poder dar la atención necesaria .
  • Una correcta alimentación ayuda a estar equilibrado
  • Hacer ejercicio de forma continua hace que cuerpo y mente se relajen
  • Mantener las relaciones sociales, familia, amigos y tiempo para uno mismo

Laborales

Debemos ser consciente de la compatibilidad que podemos alcanzar entre el cuidado que podemos realizar y nuestro puesto de trabajo. Cómo organizar horarios o si necesito ayuda externa ya sea de familiares o profesionales.

Económicos

Las personas dependientes tienen un gasto en medicinas, ayudas técnicas y cuidados. Se analizará lo que realmente se necesita ajustándolo al presupuesto de cada familia.

Organizar el tiempo

Una de las cosas más importantes para poder lograr compaginar la vida del cuidador con el cuidado es saber organizar el tiempo así evitaremos:

  • Sensación de sobrecarga
  • Nerviosismo
  • Irritabilidad
  • Ansiedad

La organización del tiempo se hace de la siguiente manera:

Priorizar

Haciendo una lista de las tareas a realizar y separándolas por qué personas la puede realizar:

  • La persona cuidada
  • El cuidador
  • Otra persona

Estas tareas se deben organizar por importancia, canculando el tiempo que se demora en hacer cada actividad. En caso de no dar tiempo aa hacerlo todo, se pospone para otro momento lo que está al final de la lista.

Ser realista

con la situación y tener en cuenta que no somos superhéroes capaces de estar y hacer todas las actividades solos.

Delegar

Pidiendo ayuda a familiares o entidades dedicadas a ello. Esto no implica el abandono del familiar, sino atención de calidad

Organización

Tener una rutina de las cosas que debemos hacer cada semana

Evaluar la situación

Si nuestra organización está siendo efectiva, si no es así deberemos plantearnos algunos cambios.

Tomarse un respiro

Esta es la última pero la más importante de todas. Dedicarse tiempo así mismos para encontrarnos bien física y mentalmente y poder seguir con las atenciones dadas.

Desirée Méndez Muñoz

Trabajadora social

Innova Asistencial

Share This