Todos los que tenemos animales de compañía, sabemos lo beneficioso que es para cualquier persona, la convivencia con ellos. Estos seres, nos aportan cariño, compañía y mejoran nuestra autoestima y empatía.

Se sabe bien que a los niños les ayuda a ser más sociables y responsables con su entorno. Sin embargo, ¿cuáles serían los beneficios para las personas mayores?

Para las personas mayores autónomas que viven sin compañía, la soledad supone un proceso duro y silencioso que les ocasiona pérdidas que afectan a diversos niveles: disminución de la autoestima, pérdida de algunos hábitos cotidianos y llegar a sufrir depresión.

Un elemento importante a remarcar es el cambio de responsabilidades que sufren los mayores cuando aparecen transformaciones en el ámbito familiar. Ya sea porqué pasan de ser personas activas con un trabajo, a tener una vida más sedentaria, de tener una familia a la que cuidar y una vida social que mantener, a la inactividad. Todo ello deriva en que muchos casos digan que se llegan a sentir inútiles. 

Por ello, convivir con animales, suponen cambios positivos en su día a día, aportando vitalidad y compañía y disminuyendo la sensación de soledad.

Entremos más en detalle en cómo pueden cambiar dichas situaciones.

APORTAN  RUTINA EN SU DÍA A DÍA

Si bien los animales no pueden hablar, la mayoría aporta una escucha y compañía incondicional. El hecho de tener la responsabilidad de cuidar a un animal (dar de comer, limpiar sus juguetes, llevarles al veterinario, etc.) provocan que las personas no le den tanta relevancia a sus propios problemas y, lo más importante, que se pueda mantener una rutina.

FORTALECEN EL COMBATE CONTRA LA SOLEDAD

Cuando hablamos de perros, una parte fundamental en su cuidado, es sacarlos a pasear. Esa labor, da la oportunidad de mantener una actividad física y seguir el contacto con otras personas o conocer de nuevas, evitando así el aislamiento.

Tener una red de personas que no formen parte de nuestra familia, es importante en cualquier etapa, pero sobretodo en la edad adulta.

DISMINUYEN EL ESTRÉS

Desde niños, a adolescentes, jóvenes y adultos, la ansiedad se presenta de distintas formas, por ello, con todo lo explicado anteriormente, tener una animal de compañía ayuda a hacer más llevadera esa emoción.

EQUILIBRAR LA SALUD FÍSICA Y MENTAL

El hecho de acariciar, dar de comer, tirarles la pelota, cepillarles el pelo, comprarle su comida, etc. provoca mejoras en el funcionamiento adaptativo y disminución de los síntomas de los trastornos mentales. Así mismo reduce las conductas agresivas y otros problemas de comportamiento provocados por varios factores como son las enfermedades del Alzheimer y/o Demencia. También reduce la depresión y disminución del duelo por pérdidas de seres queridos.

Aunque todo sean beneficios tanto para la persona, como para el animal, las personas mayores son un colectivo que normalmente se encuentra delicado de salud, sobretodo físicamente. Por lo tanto, el tener un control sanitario del animal y que este esté adecuadamente educado, son elementos muy importantes para que no haya posibles trasmisiones de enfermedades.

Aunque hablar de mayores y animales a veces supone un tema desconocido, los animales de compañía son cada vez más usados en centros de mayores para realizar terapias asistidas y trabajar esos elementos que provoca el no tener un entorno familiar o de amistad estable.

Según Boris M. Levinson (Psiquiatra y Coterapeuta en terapias asistidas con animales), “El ser humano debe permanecer en contacto con la naturaleza a lo largo de su vida para mantener una buena salud mental.”

¡Anima a tus familiares y/o amigos mayores a adoptar algún animal de compañía y haz que ambos se sientan afortunados de tenerse!

                             Marta Dominguez del Rio

                                         Trabajadora Social

También te puede interesar
Share This