¿Cómo es ser adolescente con epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad neurológica que aunque no está sujeta a una edad, el 75% de los casos aparecen en la niñez o adolescencia. Muchos jóvenes tienen que aceptar desde edades muy tempranas, algo que les acompañará toda la vida.

El 24 de mayo es el Día Nacional de la Epilepsia y desde Innova Asistencial hemos pensado en cómo puede afectar la vida de un paciente, sobre todo en la adolescencia.

¿En qué afecta la epilepsia a un adolescente?

Aceptar la enfermedad

Aunque sea muy joven, hay que explicarle su enfermedad del modo más sincero. Entender y aceptar que tiene epilepsia, puede ser muy difícil para una persona de su edad, pero es un proceso por el que es necesario pasar.

Conseguir tener una vida normal

Muchos adolescentes que tienen epilepsia,viven con auténtico terror pensando en su próxima crisis.

El adolescente tiene que ser independiente, y aunque necesite más atención que otra persona de su edad, es bueno que siga viviendo su vida. Eso sí, habrá que añadir unos pequeños cambios que le ayudarán a estar mejor.

Contárselo a su entorno

Este momento es muy duro para ellos, contarle a sus familiares, amigos, profesores lo que le sucede, pero es crucial que el entorno lo sepa para ayudar si fuese necesario.

Dar información al entorno de cómo ayudar en caso de crisis, es necesario. Así todo será más natural y su entorno también lo aceptará.

Responsable con su medicación

Tiene que hacer un gran esfuerzo y convertirse en una persona responsable, estando atento a las dosis y a los horarios en que debe tomar su medicación. Además el 70% de los pacientes, con el tratamiento adecuado, llevan una vida normal controlando su enfermedad.

No a las fiestas pijamas

Es normal que un adolescente trasnoche, sin embargo no dormir bien una noche puede provocar una crisis.

Renunciar a esto, no es tarea fácil, pero es necesario para su salud. Si en algún momento trasnocha un poco, que recupere esas horas de sueño, aunque no siempre da resultados.

Nada de alcohol ni drogas

Si es malo para los adolescentes tomar alcohol o drogas, es muy peligroso para uno que tenga epilepsia.  El joven no debe consumir nada de alcohol y drogas.

Por una parte, facilita la aparición de una crisis. Por otra, la combinación con la medicación es muy peligrosa: desde aumentar el poder sedante, hasta una reacción impredecible, en el caso de las drogas.

No practicar algunos deportes

La mayoría de los deportes beneficiarán su salud y lo ideal es que lo haga en compañía.

Lo recomendable es que evite practicar deportes de riesgo o que lo expongan en sobremanera con el entorno, como natación, escalada, parapente… pues lo ponen en una situación vulnerable.

No jugar a videojuegos

Esto no se aplica a todos los tipos de epilepsia, si no únicamente a las fotosensibles. A este tipo les afecta la luz intermitente, y podría desencadenar una crisis. Les puede afectar la luz pasando a través de los árboles, la de la tele, las luces de discoteca…

Hay algunos consejos que pueden ayudarle a no tener una crisis: cómo mantener una distancia de 2 metros, descansar cada 15 minutos la vista…

Tener epilepsia es una situación complicada tengas la edad que tengas. Pero quizás el periodo más difícil sea durante la adolescencia. En esta época uno quiere ser igual que los demás, y el adolescente con epilepsia tiene que aceptar que no puede hacer lo que hacen todos.

Pero con estos pequeños cambios y un trabajo de aceptación, el adolescente con epilepsia logrará tener una vida normal. ¡Y disfrutar de esa etapa tan especial!

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Solicita un presupuesto

Selecciona la sede:

¡Gracias por contactarnos!

Revisaremos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.