El control de esfínteres, tanto para orina como para heces, puede verse afectado por determinadas patologías y hacer que el adulto mayor tenga que utilizar el pañal o absorbente de manera transitoria o permanente.

En enfermedades tipo demencias, la pérdida del control de esfínteres suele afectar en primer lugar a la orina y posteriormente al de heces.

El cambio de pañal va a suponer una tarea muy habitual dentro de los cuidados diarios en el mayor ya que se tendrá que realizar cada vez que se moje o ensucie o, en su defecto, cada ocho horas. Esto será imprescindible para mantener un correcto mantenimiento de la piel y evitar irritaciones y/o infecciones.

Tipos de pañales o absorbentes:

Es importante elegir el pañal más adecuado para cada persona en función del tamaño de la misma y de la cantidad de orina que elimine durante el día.

  • Rectangular de día o ultra en función de las necesidades de absorción. Es similar a una compresa en cuanto a tamaño, pero con mayor capacidad de retención. Muy adaptable al cuerpo y de gran discreción.
  • Anatómicos: de mayor tamaño que el anterior y por lo tanto con mayor capacidad de absorción.
  • Elásticos: existen diferentes tallas en función del tamaño de la persona. Lleva unas gomas elásticas en cintura y en los muslos, además de tiras adhesivas en los lados para cerrar el pañal.

Material que necesitaremos:

Es recomendable tener todo preparado antes de comenzar con el cambio para así no tener que dejar en ningún momento solo al mayor. Es especialmente importante en situación de encamados o demencias para evitar en mayor medida las posibles caídas.

  • Esponja
  • Jabón neutro
  • Palanga con agua tibia
  • Toallitas
  • Pañal del tipo más adecuado

Consejos antes de empezar:

  • Utilizar un vestuario cómodo con ropas flojas y fáciles de abrir y manejar es muy recomendable para este tipo de pacientes.
  • Si el mayor es un hombre que tiene pequeñas fugas constantes de orina se pueden utilizar colectores urinarios.
  • Lavar siempre las manos antes y después del cambio de pañal.
  • Usar guantes desechables para proteger las manos y evitar entrar en contacto con los deshechos.

Procedimiento del cambio de pañal:

 

Paciente encamado

  1. Con la persona boca arriba, despegamos las tiras adhesivas de los laterales del pañal.
  2. Giramos a la persona suavemente hacia un lado y doblamos el pañal hacia el adentro para que el contenido quede en el interior.
  3. Giramos a la persona hacia el otro lado sobre el pañal doblado lo máximo posible y tiramos suavemente del mismo hasta quitarlo.
  4. Limpiamos a la persona con agua tibia y jabón neutro o con toallitas:
  • Si es un varón, limpiaremos de atrás hacia delante.
  • Si es una mujer, limpiaremos siempre de delante hacia atrás, de esta manera limpiaremos más fácilmente la suciedad evitando de esta manera coger una infección.

Secamos bien todos los pliegues y ponemos crema para proteger la piel. Si podemos, dejaremos secar durante un tiempo al aire para que los glúteos se aireen  y se sequen bien.

 

  1. Giramos nuevamente al paciente, lo máximo que podamos, y colocamos un nuevo pañal por debajo tanto como podamos.
  2. Rotaremos nuevamente a la persona hasta la posición de boca arriba para tirar del pañal y poder sacarlo centrado. Por último colocamos los adhesivos laterales.

Paciente de pie

 

 

  1. Pediremos a la persona que se ponga de pie y nos aseguraremos que se encuentra seguro. Le podemos apoyar contra la pared.
  2. Quitamos el pañal usado, da igual arrancar las tiras adhesivas. Lo retiramos por la parte delantera y lo doblamos hacia el interior de la parte sin adhesivos.
  3. Realizamos el lavado y secado de los genitales de la misma manera que vimos en el cambio de pañal encamado.
  4. Colocamos a la altura de las rodilla de la persona la malla elástica que acompaña el pañal poniéndolo plegado entre las piernas, con la zona absorbente hacia  el interior.
  5. Se abre la parte posterior del pañal y se fija sobre las nalgas. Para terminar se abre la parte delantera y la fijamos al vientre con una mano mientras que con la otra tiramos hacia arriba de la malla hasta cubrir totalmente el pañal.

Si tienes alguna duda en los pasos que hemos explicado o no sabes qué pañal puede ser el más recomendable en tu caso, puedes ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo de profesionales te ayudará en el proceso.

 

SERGIO CASTILLA DOMÍNGUEZ

TERAPEUTA OCUPACIONAL

También te puede interesar
Share This