Sonda gástrica

 

Comenzamos con una serie de entradas dedicadas a los diferentes tipos de sondajes que se utilizan en personas dependientes y mayores. En este caso, nos ocuparemos de la sonda gástrica.

La sonda gástrica es un procedimiento que se lleva a cabo en aquellas personas que por enfermedad crónica, por deterioro, o imposibilidad física, son incapaces de alimentarse de forma autónoma y que se decide que se le alimente de forma artificial, como en el caso de personas con un alzheimer o demencia en fase final.

El uso o aplicación de la sonda gástrica es muy polémica. La alimentación tiene un valor social profundo y la decisión de comenzar con este tipo de alimentación artificial, se puede justificar por el intento de prolongar la vida de la persona, reducir riesgo de aspiración y úlceras, neumonía y otras infecciones, así como, promover la calidad de vida y comodidad física de la persona.

Las justificaciones en sí contienen mucha polémica, no está demostrado que el uso de este tipo de procedimientos eviten o reduzcan lo comentado anteriormente.

¿Qué es la sonda gástrica?

 

Una sonda de gastrostomía es un tubo plástico fino que se coloca dentro de su estómago a través de la piel. Por medio de la sonda de alimentación de gastrostomía se puede administrar medicación, alimentos y agua.

Según indicación médica, la alimentación puede ser en bolo en un periodo corto de tiempo, intermitente en horarios pautados durante el día y continua.

¿Cómo cuido de la sonda de gástrica?

• Siempre hay que enjuagar el tubo de la sonda, antes y después de cada uso. Esto ayuda a evitar obstrucciones, usando simplemente agua para enjuagar el tubo.

• En caso que haya una obstrucción en el tubo, se utiliza una jeringuilla con agua tibia, nunca utilizar ningún otro tipo de elemento tipo alambre, puesto que se puede perforar el tubo.

• Hay que revisar a diario el tubo.

o Hay que comprobar el largo del mismo, en caso de alargarse o acortarse hay que comunicárselo al médico.
o El tubo cuenta con una protección, ésta debe quedar siempre ajustada a la piel.

• El final del tubo se tiene que limpiar con un paño con alcohol.

El uso de la sonda gástrica se pone en práctica generalmente en personas con una enfermedad crónica, como puede ser el Alzheimer, en las fases finales de la enfermedad, donde la persona por imposibilidad física y capacidad cognitiva no puede y hace muy difícil la alimentación por parte de su cuidador.

Con el aumento de la esperanza de vida en este tipo de enfermedad crónicas, su uso parece que irá en aumento con el paso de los años ¿la sonda gástrica es la mejor solución a esta problemática?

VÍCTOR MANUEL LORO RUBIO
DIRECTOR-TERAPUETA OCUPACIONAL
INNOVA ASISTENCIAL

Compartir