Una sonda vesical es un producto sanitario con forma de tubo muy fino que tiene una composición, calibre y longitud variables según para cada caso.

OBJETIVOS DEL SONDAJE VESICAL

La sonda se introduce a través de la uretra hasta la vejiga urinaria para diferentes fines, diagnósticos y terapéuticos:

  • Facilitar la salida y/o vaciado al exterior de la orina en los casos de retención.
  • Recoger muestras de orina estéril.
  • Tratamientos intra y postoperatorios de alguna intervención quirúrgica.
  • Control de la cantidad de diuresis.
  • Mantenimiento de una adecuada higiene en los casos de escaras genitales.
  • Tratamiento crónico de los pacientes que no pueden vaciar espontáneamente la vejiga.

TIPOS DE SONDAJE VESICAL

  • Sondaje intermitente: se utiliza principalmente como tratamiento de la incontinencia causada por un daño medular o de los nervios que controlan la micción, y producen un mal vacado de la vejiga.

Consiste en introducir un catéter o sonda en la vejiga a través de la uretra para vaciar la orina.

Suele ser realizada por el propio paciente o cuidadores ( autosondaje). La frecuencia del sondaje va a depender de la capacidad de la vejiga del usuario, unas 3-4 veces al día.

En hombres, agarraremos el pene en ángulo recto con el prepucio retraído, una vez introducidos unos 10 cm, colocaremos el pene en ángulo de unos 60 grados y terminaremos de colocar la sonda.

En mujeres, separaremos los labios mayores y menores e introduciremos la sonda hasta el final.

  • Sondaje permanente: la sonda se mantiene en su lugar mediante un balón que se hincha con aire al colocarla. Se suele utilizar en casos de intervención quirúrgica, controles de diuresis o cuando se necesita mantener una vía de drenaje o lavado continuo de la vejiga.

La sonda se suele cambiar cada 15 o 20 días.

Las sondas, según la comunidad autónoma, van a ser dispensadas tras prescripción médica en las farmacias o entregadas directamente en las unidades especializadas, por ejemplo algunas sondas especiales para usuarios con paraplejia o tetraplejia.

RECOMENDACIONES PARA EL SONDAJE VESICAL

  • Utilizar una sonda del menor calibre posible para minimizar la irritación de la vejiga.
  • Colocar los sondajes solo cuando sea necesario y retirarlo lo antes posible.
  • Beber abundantes líquidos menos en los casos que esté contraindicado.
  • El uso de un gel lubricante y anestésico reduce el malestar y el traumatismo durante la inserción.
  • Mantener siempre conectada la sonda a la bolsa colectora. No se desconectará ni para limpiarla ni para vaciarla. La forma de hacerlo será abriendo el grifo o espita que lleva.
  • Lavarse las manos antes y después de cambiar la bolsa de orina y antes de cualquier manipulación.
  • Lavar la zona donde va introducida la sonda con agua y jabón una vez al día, secándola bien. La inserción de la sonda se realizará de forma aséptica usando guantes y equipo estériles. El uso de antisépticos es innecesario e ineficaz.
  • No introducir más la sonda ni tirar de ella.
  • Para que la orina salga de manera adecuada por la sonda hay que evitar que esté tirante o forme acodos. La bolsa colectora debe estar por debajo del nivel de la vejiga.
  • Utilizar la bolsa más cómoda para cada caso. Si se usa la bolsa de pierna, debe colocarse en la parte exterior para que al andar no choque con la otra pierna.
  • Por la noche pueden usarse bolsas con mayor capacidad y con el tubo más largo para estar más cómodo.
  • Si la bolsa se rompe, presenta escapes o tiene un olor desagradable se debe cambiar.
  • El contenido de la bolsa se debe vaciar cuando alcance 2/3 de su capacidad máxima.
  • Hay que evitar el contacto del tubo de drenaje y de la bolsa con el suelo.
  • Si la persona presenta fiebre, escalofríos, dolor en el pubis, obstrucción de la sonda, salida de sangre o coágulos, enrojecimientos, debe acudir de inmediato a su médico.

SERGIO CASTILLA DOMÍNGUEZ

DIRECTOR INNOVA ASISTENCIAL

También te puede interesar
Compartir